fbpx

De la farmacia a la felicidad: La asombrosa historia de Coca-Cola y su posicionamiento

De la farmacia a la felicidad: La asombrosa historia de Coca-Cola y su posicionamiento

SERIE: GRANDES MARCAS MAESTRAS DEL POSICIONAMIENTO

Continuamos con esta serie de artículos acerca del entramado mundo del posicionamiento de marcas. Historias de grandes marcas, que marcaron un antes y después en su categoría. Desde el relato detrás del icono famoso, su estrategia y posicionamiento para llegar hasta donde llegaron. Esperamos que estas historias sean inspiradoras y una ventana para los emprendedores que desean aprender del mundo empresarial con las enseñanzas de estas grandes marcas. 

Continuamos hoy con la historia de Coca-Cola. (Aqui puedes ver la primera de la serie, de Nike)

 

 

Desde su creación en 1886, Coca-Cola se ha convertido en una de las marcas más icónicas y valiosas del mundo. Su éxito no solo se basa en una deliciosa fórmula secreta, sino también en su habilidad excepcional para posicionar su marca de manera efectiva. En este artículo, exploraremos la fascinante historia de Coca-Cola y las lecciones maestras de posicionamiento de marca que ha dejado para el mundo del branding y marketing.

Los inicios de Coca-Cola

La historia de Coca-Cola comenzó en Atlanta, Georgia, cuando el farmacéutico John S. Pemberton creó una bebida carbonatada que inicialmente se vendía como un remedio para dolores de cabeza y problemas estomacales. Esta bebida, que contenía extractos de hojas de coca y nueces de cola, del cual adquirió su nombre, se convirtió en lo que ahora conocemos como Coca-Cola.

La primera lección de posicionamiento de marca que Coca-Cola nos enseña es la importancia de adaptarse al mercado. A medida que las regulaciones y las preferencias de los consumidores cambiaron, Coca-Cola tuvo que ajustar su fórmula, eliminando gradualmente los ingredientes controvertidos y perfeccionando su sabor para apelar a un público más amplio.

El pionero del marketing moderno

Coca-Cola no solo se destacó por su delicioso sabor, sino también por su visión de marketing audaz. En 1892, Asa Candler adquirió la marca – por 2.300 dólares- y se dio cuenta de que para posicionarla como una bebida de masas, necesitaba invertir en publicidad. Aquí entra en juego la segunda lección de posicionamiento de marca: la inversión en marketing puede ser crucial para el éxito.

Candler utilizó estrategias publicitarias innovadoras, como la distribución de cupones para probar Coca-Cola de forma gratuita y la colocación de anuncios en periódicos. Este enfoque publicitario sentó las bases para la creación de una marca global.

La icónica botella de contorno

De la farmacia a la felicidad: La asombrosa historia de Coca-Cola y su posicionamiento

La icónica botella de Coca-Cola que reforzó su posicionamiento para siempre

En 1915, Coca-Cola lanzó una campaña que cambiaría para siempre su posicionamiento de marca: la botella de contorno. Diseñada para que la gente pudiera reconocerla incluso en la oscuridad, esta botella única se convirtió en un símbolo icónico de Coca-Cola. La lección aquí es que la innovación en diseño puede fortalecer la identidad de una marca.

Posicionamiento como bebida nacional

A principios del siglo XX, la visión de Candler de establecer a Coca-Cola como bebida nacional estaba tomando forma. Los consumidores empezaron a asociar Coca-Cola con valores americanos como la libertad, la diversión y la buena vida. Esto se reforzó con anuncios brillantes ilustrando la idílica vida americana.

Durante la Primera Guerra Mundial, el posicionamiento de Coca-Cola como símbolo americano se solidificó. Las botellas se incluían en los paquetes de comida para los soldados. Cuando los soldados regresaron a casa, la demanda por Coca-Cola se disparó. Para 1920, Coca-Cola tenía más de 1000 embotelladoras en EEUU.

Un comercial muy recordado de Coca-Cola de 1987 donde claramente asocia su marca con conceptos de felicidad y bienestar

Diferenciación de la competencia

Aunque Coca-Cola era la bebida líder, enfrentaba dura competencia de marcas como Pepsi. Bajo el mando de Robert Woodruff en los años 1920s y 1930s, Coca-Cola reforzó su posicionamiento diferenciado.

La compañía invirtió fuertemente en marketing para asociar a Coca-Cola con felicidad, optimismo y un estilo de vida activo y vibrante. Este posicionamiento contrastaba con Pepsi, vista más como una bebida barata. Coca-Cola también consolidó su liderazgo mediante agresiva expansión global.

Posicionamiento icónico

Para mediados del siglo XX, Coca-Cola había logrado un nivel icónico en la consciencia popular. Gracias a memorables campañas publicitarias, se convirtió en un símbolo inconfundible de la cultura americana. Coca-Cola representaba el espíritu optimista, la felicidad, la libertad y la energía de EEUU.

Este poderoso posicionamiento continúa definiendo a Coca-Cola hoy en día. La marca es sinónimo de momentos de felicidad y refrescantes‎ a nivel global. Más que una bebida, Coca-Cola vende un sentimiento que conecta fuertemente con los consumidores.

Una campaña memorable fue en 2011, cuando Coca-Cola lanzó la campaña “Share a Coke,” que permitía a los consumidores personalizar las etiquetas de las botellas con sus nombres. Esta estrategia no solo aumentó las ventas sino que también reforzó la conexión emocional de los consumidores con la marca. La lección aquí es que la personalización puede ser una poderosa herramienta de posicionamiento de marca.

La era digital y la permanencia de Coca-Cola

A medida que el mundo se volvía digital, Coca-Cola también evolucionó su estrategia de marketing. Utilizó las redes sociales y el marketing en línea para interactuar con los consumidores de manera más directa y efectiva. La marca ha mantenido su relevancia a lo largo de los años al mantenerse al día con las tendencias tecnológicas.

Lecciones duraderas de posicionamiento de marca

En resumen, la historia de Coca-Cola es una maestría en posicionamiento de marca. Desde sus modestos comienzos como una bebida de farmacia hasta convertirse en una marca global (está en el puesto 7 a nivel mundial), Coca-Cola ha demostrado la importancia de la adaptación, la inversión en marketing, la innovación en diseño, la personalización y la adaptación a la era digital.

Coca-Cola sigue siendo una marca querida por millones de personas en todo el mundo, y su historia continúa ofreciendo lecciones valiosas para los profesionales del marketing. En última instancia, la clave de su éxito radica en su capacidad para evolucionar sin perder su esencia y en su habilidad para conectar emocionalmente con sus consumidores. Coca-Cola no es solo una bebida, es un símbolo de felicidad y un ejemplo atemporal de cómo posicionar una marca con maestría.

 

______

Si te gusto este contenido, suscríbete a nuestro Newsletter para más contenido como este en la bandeja de tu correo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

OBTÉN UNA PROPUESTA
Mostrar botones
Ocultar iconos